COLORES

Los colores son una parte fundamental para el quehacer de las artes, la fotografía, la industria, el diseño gráfico, la publicidad y el marketing. No sólo evocan sensaciones, emociones, recuerdos e ideas, sino que pueden definir por completo la apreciación que los consumidores, los clientes, la audiencia, tengan de las empresas y de sus proyectos.

Para representar fielmente las distintas formas en que percibimos la vida cotidiana a través de los colores es necesario tomar en cuenta las características del formato en el que se llevará a cabo dicha representación: si será para impresos, medios físicos, o para el mundo digital.

 Una vez decidido este aspecto podemos trabajar sobre tres modelos del color: RGB para monitores de distintos dispositivos, CMYK para impresión en soportes físicos, y los pigmentos y tonalidades Pantone, que pueden abarcar ambos terrenos. Antes de profundizar en qué consiste cada uno, es necesario considerar -muy rápidamente- qué es el color.

Es así que estos colores (rojo, verde y azul) son los llamados colores primarios (RGB, por sus siglas en inglés). No pueden conformarse a partir de la mezcla de otros ni pueden reproducirse fácilmente -por su pureza- en el mundo físico -por las condiciones de luz que requieren-, pero sí en el mundo digital, donde se lleva a cabo una mezcla que es emitida por las pantallas: si uno se acerca lo suficiente a una, notará puntos rojos, verdes y azules que se combinan para conformar el resto de las tonalidades.

diseño y creación de logo

 

 

 De los colores primarios se desprende la reproducción de colores CMYK (las siglas en inglés de cian, magenta, amarillo y negro), la cual es utilizada primordialmente para diseños físicos o tangibles. Estos tonos se convierten en tintas que se mezclan para reproducir con cierto grado de fidelidad los colores puros en carteles, fotografías, libros y demás soportes. También, si uno mira con cautela algunos impresos, notará en las orillas una cinta con cian, magenta, amarillo y negro, que combinados componen el resto de las tonalidades.

¿Y los Pantone? Bueno, ése es el nombre de una compañía que ha estandarizado más de mil pigmentos y tonalidades mediante un número único para cada uno, permitiendo obtener el mismo color en cualquier parte del mundo, sin cabida al error, para los soportes físicos, desde anuncios impresos, playeras, espectaculares, hasta la pintura de una casa. Prácticamente para todo. Digamos que su meta es alcanzar la pureza y resolución que obtendríamos de una mezcla RGB.

COLOUR FOR PRINT

 Todo esto, básicamente, se trata de un asunto de percepción de los colores en distintos soportes, que también depende del entorno, del ojo que mira (todos vemos los colores de forma distinta), del monitor que se use, de la calidad de las impresoras y las tintas que empleemos… aspectos que debemos considerar inevitablemente para obtener el tono correcto, ya sea en nuestra identidad corporativa o en nuestros mensajes, al momento de imprimir o de llevarlos a una pantalla.

Share
This

Escribir un Comentario